El Seguro
que se adapta
al deporte que prácticas

Seguros deportivos

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los seguros «comunes» pueden excluir coberturas cuando la contigencia (accidente, incapacidad, etc.) se haya producido durante la práctica deportiva, sobretodo si es referida a un deporte de riesgo.

En líneas generales, lo que cualquier buen deportista, ya sea profesional como amateur, debe exigir a su seguro es una buena cobertura médica, que ofrezca los beneficios de un buen seguro de salud; una asistencia médica que puede incluir desde los gastos de hospitalización hasta los costes de los medicamentos.

Además, es básica la cobertura que nos ofrezca en caso de sufrir una lesión que, por ejemplo, nos impida trabajar aunque sea de manera temporal. Partiendo de estas dos bases podemos ir añadiendo coberturas y beneficios. Hay seguros para deportistas que te ofrecen desde un estudio de tu pisada hasta los servicios de un nutricionista, planes de entrenamiento personalizado o hasta un entrenador personal online.

¿Qué seguros tengo en función del deporte que practico?

Tal y como hemos apuntado, la historia varía según el deporte, muchas compañías ofrecen seguros específicos para actividades concretas en función del riesgo. Es el caso de los deportes de riesgo como el parapente, escalada, barranquismo, buceo, motociclismo, etc. Es obvio que, en este tipo de actividades, tener bien cubierto el por si acaso suele ser más necesario que en otras.

Este tipo de deportes de aventura suelen necesitar de un seguro médico muy amplio en el que se cubra desde el accidente propio hasta la responsabilidad civil ante terceros. Además, como buena parte de estos deportes se practican fuera del lugar de residencia, muchos de estos seguros ofrecen coberturas que tienen que ver con las de cualquier seguro de viaje​, como la asistencia las 24 horas o la pérdida de equipajes, a lo que suman otras coberturas específicas, como la búsqueda y el rescate.

Quienes practiquen el ciclismo tienen también unos seguros específicos que cubren desde el robo de la bicicleta a los daños que puede recibir la misma, los que podamos sufrir nosotros e, incluso, los que podemos causar a terceros. También ofrecen defensa jurídica en caso de accidente.


¿Y para los deportes que practicamos de forma regular?

A la hora de cubrir a quienes practican un deporte de forma regular como correr, nadar o jugar al fútbol o al baloncesto; las coberturas tendrán en cuenta, sobre todo, cuáles son las lesiones más comunes que cualquier jugador puede sufrir. Si pertenecemos a este grupo, lo que más nos interesará, seguramente, serán las coberturas médicas que nos puede ofrecer el seguro que empiezan por el reconocimiento médico.

Por último, no está de más señalar que cuando participamos en algún evento deportivo como una carrera, éste debe estar asegurado y darnos cobertura. Además, si estamos federados en la práctica de un deporte contaremos con el seguro de la federación.

En conclusión, en función del deporte que practiques necesitarás cubrir unas necesidades u otras. En todo caso, lo que conviene mirar bien es la cobertura médica que te ofrezca y cómo te cubra ante las lesiones o accidentes.​

Telefono